El Adblue es un compuesto que se utiliza para disminuir los productos que más contaminan a causa de la combustión del motor, solo está disponible para vehículos diésel, y la forma de repostarlo es similar a la del gasóleo.

Este compuesto es básicamente agua desionizada con un 32.5% de urea, por lo que no contamina el medio ambiente.

La misión del Adblue es el de transformar las partículas que expulsa el tubo de escape llamadas NOx, en una mezcla menos agresiva para el medio ambiente.

El NOx es un gas formados por la combinación de oxígeno y nitrógeno.

Es una sustancia corrosiva para la piel y el tracto respiratorio, provocando enrojecimiento y quemaduras cutáneas graves.

Lo más importante del Adblue, es que nunca podemos dejar que se vacíe el depósito, ya que en muchos modelos una vez que se gasta el coche no arrancará, aunque en la gran mayoría, este nos avisará dejándonos usar nuestro vehículo unos kilómetros antes de no arrancar.

A la hora de adquirir bidones de este compuesto, es recomendable no almacenarlos durante más de un año, ya que tiene fecha de caducidad y sus propiedades dejan de ser efectivas pasado este tiempo.

Podemos encontrarlo en estaciones de servicio en surtidores como cuando vamos a repostar gasóleo, en botellas de 2 litros a 10 litros.

Los depósitos suelen ser entre 12 y 17 litros que da para unos 6.000 u 8.000 Kilómetros.

Dependiendo de la marca podemos encontrarlo con diferentes denominaciones como BlueTec, BlueHDi, BlueMotion, EcoBlue, Blue+, BlueTec etc…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*