El Audi A4 es uno de los modelos más importantes de la historia de Audi. La marca de Ingolstadt entró de lleno en el segmento de las berlinas con el Audi 80 (B1) en 1972, un modelo que mantendría su nomenclatura hasta el cambio de nombre a A4 (B5) en 1994.

Desde la llegada del primer A4 en el ‘94 hasta fechas actuales, el nivel de ventas de esta berlina se cifra en más de 12 millones de unidades vendidas, que se dice pronto. Una cifra que se incrementará año tras año gracias a las nuevas generaciones, como la que hoy probamos, que es la quinta del A4 o la novena si metemos en el mismo saco al mítico Audi 80.

Pese a mantener una estética muy conservadora, la marca alemana asegura que más del 90% de este coche es completamente nuevo, que nada tiene que ver con su predecesor (B8).

Para comprobar cuánto ha mejorado y qué nos propone el nuevo A4, la marca nos ha cedido una unidad para que podamos trastear sus nuevos gadgets, realizar mediciones de habitabilidad y ver qué tal se desenvuelve en la carretera. Para ello, bajo el capó, contamos con la opción más potente hasta la fecha dentro de la gama: un diésel V6 3.0 TDI de 272 CV, con caja de cambios automática y tracción a las cuatro ruedas quattro. Empezamos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*