No cabe duda que uno de las piezas fundamentales para nuestra seguridad a la hora de conducir son los discos de freno. Si dichos frenos se encuentran desgastados supone conducir sin la seguridad de un elemento clave para evitar accidentes.

A continuación, te enseñaremos a detectar síntomas en nuestro vehículo que advierten de una avería que pueda suponernos desagradables situaciones frente a la conducción.

4 indicios de unos discos de freno desgastados

Los frenos no suelen fallar de forma repentina, siempre antes de una avería les precederá una serie de indicios que bien interpretados, nos ahorrarán sustos en la carretera o averías de mayor gravedad.

En ocasiones estas averías suelen producirse por unos hábitos de conducción fuera de lo común produciendo el alabeado del disco (su doblez debido a los cambios de temperatura).

Los cambios de temperatura producen que se deforme unos milímetros que, poco a poco, puede suponernos su total alabeado.

Indicio #1: vibración del pedal

Si omitimos el caso de que el ABS esté activado, una vibración del pedal inusual es la revelación de unos discos de freno alabeados.

Aunque también puede ser producido por un desgaste de los rodamientos o una incorrecta alineación de las ruedas.

Indicio #2: chirrido agudo al pisar

Esta señal es indicativa de presencia de partículas de polvo metálico, pequeñas piedras del camino, o incluso trozos de la pastilla por ser de mala calidad, que producen este ruido poco agradable al entrar en contacto con los discos de freno.

También puede ser causa de que las pastillas hayan alcanzado el límite de desgaste, rozando con la pieza metálica el disco y con ello desgastándolo y provocándole daños irreparables que acabarán con su total sustitución.

Si el sonido es rítmico y se hace notar incluso sin tocar el pedal de freno, se debe nuevamente a que los discos se han alabeado.

Indicio #3: capacidad de frenada reducida

Cuando en condiciones normales de conducción, los frenos no responden de la forma que debieran, puede ser causa del fenómeno denominado como fading.

El fading es la causa de una conducción que se podría calificar como agresiva: los discos o pastillas de freno superan el grado de temperatura óptimo debido a un abuso de su uso y, como consecuencia, pierden adherencia y con ello capacidad de frenada.

Indicio #4: aumenta el recorrido del pedal

Si notamos que el coche frena correctamente, pero para ello tenemos que pisar el pedal de freno a fondo o realizando un recorrido más largo del habitual, es un claro indicio de que, o bien las pastillas de freno, o bien los discos de freno, están comenzando a desgastarse.

Aspectos que tener en cuenta al notar indicios de discos de freno desgastados

Cuando hablamos de indicio, hablamos de señal de que algo va mal en nuestro vehículo. En estos casos, conocer su posible causa nos puede ayudar para que, por ejemplo, en el caso del fading, dejar reposar el vehículo para que el sistema de frenos autoregule su temperatura y pueda volver a funcionar con aparente normalidad.

No obstante, los “autodiagnósticos” pueden ser peligrosos en cuanto la causa del mal funcionamiento puede venir de otros elementos o afectar a otros componentes, por lo que la reacción siempre debe ir acompañada de programar una visita al taller para asegurarnos que el problema es exactamente el detectado, se resuelve y que nuestro vehículo puede volver a funcionar con normalidad.

Recuerda que ningún conductor se puede permitir un sistema de frenos en mal estado, por lo que, a la mínima duda, contacta con profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*