Desde Bosch Car Service Calonge Motor, queremos hacer saber la importancia del cambio de aceite, ya que es un elemento fundamental en la rutina del motor. Su misión es lubricarlo y protegerlo, creando una película entre los elementos metálicos del motor para evitar daños y reducir el desgaste causado por la fricción.

Aunque para su correcto mantenimiento no es necesario acudir al taller, pues es una acción que se puede realizar, con solo sacar la varilla y comprobar que el nivel del aceite es el adecuado.

En caso de que el aceite esté por debajo del valor indicado, es necesario rellenarlo para evitar averías más graves. La falta de aceite es más catastrófica para el motor que un aceite viejo.

Si recomendamos acudir al taller sino sabe qué tipo de aceite es el que lleva su vehículo ya que poner un aceite con distinta densidad que el adecuado dañaría el vehículo.

La vida útil de nuestro aceite oscila en una amplia horquilla que se sitúa entre 5.000 y 30.000 kilómetros, aunque lo más habitual es cambiarlo una vez al año. No obstante, también influye el uso que se haga del vehículo, ya que los trayectos cortos obligan a cambiar el aceite más a menudo.

A continuación os informamos sobre cinco consecuencias de no cambiar el aceite:

  • Desgaste prematuro del motor
  • Ruidos provocados por falta de lubricación del motor: ruidos metálicos, de los taqués y de otras partes metálicas.
  • Roturas de casquillos de biela, que necesitan el aceite para disminuir al máximo su rozamiento.
  • También, y es un poco más grave, se pueden producir arqueos de levas.

Y en el peor de los casos, el gripado (rotura) del motor. Esto significa que las partes metálicas rozan tanto que terminan “clavándose” y no permiten el movimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*