En el mundo del motor nos encontramos una de las actividades más frecuente como es la compra y venta de piezas y recambios usados entre particulares y talleres. Pues bien, esta actividad pasa a ser ilegal con la aprobación del Real Decreto 20/2017. Con dicha ley se prohíbe está actividad salvo que sea un CAT, Centro Autorizado para el Tratamiento, el que comercialice las piezas.

Podemos encontrar navegando por Internet a particulares que ofrecen recambios procedentes de su vehículo o que buscan piezas usadas para sustituir alguna de su coche y así ahorrarse un dinero. Con esta nueva norma, se quiere conseguir que todos los poderes de tratamiento, descontaminación y gestión de compraventa pasen a ser de los CAT o desguaces.

¿Pero cuando pueden los desguaces extraer piezas usadas de un vehículo? La respuesta es bien sencilla y no es otra que en el momento el coche este dado de baja en la DGT.

Con esta nueva ley se quiere perseguir y sancionar toda actividad relacionada con la venta de piezas usadas si esta no se produce por medio de un desguace. Los CAT deberán inspeccionar los coches que se entreguen y, en caso de descubrir algún tipo de manipulación que indique que se podrían haber extraído componentes, es su obligación informar a las autoridades para que procedan a sancionar una posible venta ilegal de piezas usadas.

Pero no solo hablamos de actividades de particulares sino también las de los talleres sospechosos de trabajar con componentes usados. En la ITV también se intensificará la vigilancia sobre el uso de piezas usadas que no procedan de un CAT.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*