Entramos en los meses en los que los españoles comienzan sus vacaciones y tras tanto tiempo con nuestros vehículos parados, es hora si no se la hemos realizado ya, de una revisión para viajar seguros y disfrutar porque nos lo hemos ganado.

Es importante que prestemos atención a estos puntos en nuestras revisiones:

El nivel de líquidos de un coche permite que sus componentes funcionen con seguridad, evitando un desgaste excesivo y provocando por ello roturas de piezas o calentamientos del vehículo.

Aceite: Para comprobar el nivel de aceite solo tenemos que  extraer la varilla del aceite ubicado en el motor, limpiarlo, volver a introducirlo y volver a sacarlo, tras dicho proceso podremos comprobar si el nivel es correcto. Es fundamental que todos los elementos mecánicos estén humedecidos por una capa de aceite para evitar la fricción entre ellos.

Nivel líquido refrigerante: Su cometido es regular la temperatura del motor, y si dicha revisión no se realiza puede provocar lo que hemos comentado anteriormente, una avería por calentamiento.

Líquido de dirección: Si notamos que al girar el volante nos cuesta trabajo o lo vemos más duro de lo normal, es importante que revisemos el líquido de dirección por si se hubiera producido alguna perdida.

Líquido de frenos: La misión del líquido de frenos es transferir la fuerza que se hace en el pedal, a las pastillas de frenos delanteros y zapatas en los tambores traseros para poder frenar el vehículo.

Pastillas de frenos: Conservar en buen estado las pastillas de freno es esencial para asegurar que nuestro coche responda ante cualquier imprevisto y que el disco de freno no sufra posible daños, ralladuras, etc, que provoquen su reparación o sustitución.

Neumáticos: Es esencial vigilar el dibujo de los neumáticos, la presión de estos y su estado para impedir reventones o pinchazos.

Correas: La correa de distribución sincroniza las cuatro fases del motor: encendido, apertura, cierre y escape, transfiriendo el movimiento del cigüeñal al árbol de levas para la apertura y cierre de las válvulas de admisión y escape de gases al pistón. Una rotura de las correas puede provocar una de las averías más graves del vehículo.

Aire acondicionado: Al menos una revisión al año, es lo aconsejable para descubrir el perfecto funcionamiento del aire acondicionado. El no enfriar, posibles olores o la fuerza son posibles señales de que nuestro aire no funciona correctamente.

Por lo tanto, os recomendamos una revisión antes de dichas vacaciones y aprovechamos para animaros a que vuestras vacaciones las disfrutéis este año por los diferentes paisajes, pueblos, y autonomías que conforman España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*