2018_01_19_IMG_8327

¿Cuáles son las piezas que más se sustituyen día a día en un taller? Te mostramos cuáles son los cambios de componentes en un taller más comunes.

 Los 10 componentes que más se sustituyen en un taller mecánico son:

  1. El filtro del aceite, se recomienda cambiarlo cada 10.000 kilómetros..
  2. Aceite,  se recomienda hacerlo cada 15.000 / 30.000 km pero esto es una generalidad, así que siempre recuerda seguir las indicaciones del fabricante que pueden variar dependiendo de la marca, el modelo o el tipo de combustible.
  3. Filtro antipolen,  es muy habitual por su desgaste al encargarse no sólo de evitar la entrada de polen, sino también de polvo y otros sólidos que se producen en la combustión.
  4. Filtro de aire,  que debido a la acumulación y depósito de sustancias que pueden acabar por obturarlos, se tratan de las piezas más susceptibles de ser sustituidas. En este caso nos encontramos con el filtro de aire.
  5. Líquido lavaparabrisas, hay que rellenarlo con frecuencia.
  6. El filtro de combustible, este componente evita que las impurezas del combustible lleguen al motor y busca garantizar el buen funcionamiento del sistema de inyección y el circuito de alimentación.
  7. Pastillas de freno, si oyes algún ruido extraño o notas que la frenada no es la adecuada, no dudes en visitar el taller y que verifiquen que están en correcto estado, sin medias tintas ni prorrogas: tu seguridad y la de toda tu familia están en juego.
  8. El anticongelante, el líquido anticongelante es el fluido encargado de regular la temperatura del motor, ya sea evitando que se congele en condiciones gélidas o que se sobrecaliente con las altas temperaturas que, haga calor o no, siempre se producen en el interior del coche.
  9. Relleno de niveles,  si no sabemos cómo debe estar cada nivel… ¡lo mejor que lo haga un experto! No sólo te asegurarás de acertar, sino que también podrás conocer cuándo toca una nueva puesta a punto, qué debes observar y cuidar para que el vehículo siempre responda, etc.
  10. Líquido de frenos, se debe cambiar cada 30.000-40.000 km o cada dos años. Al echarlo, fluye por el sistema hidráulico para refrigerar el vehículo y asegurar el funcionamiento de los frenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*