Tras el escándalo de la compañía Volkswagen en 2016 que afectaba a varios modelos de sus coches en las irregularidades en las emisiones de CO2. Hoy nos despertamos con la noticia que pone en el punto de mira al grupo PSA con un estudio europeo que ha sido elaborado y que pone en duda la validez del sistema del control de emisiones del modelo C4 Cactus de Citroën, y del que informo en un artículo el diario francés Le Parisien.

El estudio ha sido elaborado por el Joint Research Center (JRC), que se encarga de proporcionar asesoramiento científico y técnico a la Comisión Europea y a los estados miembros de la Unión Europea (UE), quien tiene sede en Sevilla en el edificio Expo.

Los resultados de dicho informe vienen precedidos de unas pruebas que se efectuaron el pasado verano en diferentes vehículos para poner al día un mecanismo capaz de descubrir anomalías, como la presencia de un mecanismo de fraude como el que motivó el escándalo del dieselgate de Volkswagen. Las conclusiones entregadas en el informe de JRC, hace constar que en un escenario real de conducción y en carreteras de España e Italia, el Citroën C4 Cactus BlueHDi 100 originó hasta quinientos ochenta y cinco miligramos de óxido de nitrógeno (NOx) por kilómetro, y que no deberían de sobrepasar los ochenta miligramos para adquirir la certificación Euro 6 como la que tiene ese modelo. La temperatura ambiente fue clave para alterar los resultados, ya que cuando la temperatura ambiente era acorde a las normas existentes de las pruebas de laboratorio, el Cactus destacaba por sus débiles emisiones, pero cuando se salía del margen “normativo” que se comprende entre 17 y 23 grados “el sistema de descontaminación es como si se desconectara”.

Las emisiones de NOx obtenidas con una temperatura de diez grados fueron de 133,8 miligramos por kilómetro, mientras que a una temperatura de 30 grados se elevan a los 281,9 miligramos por kilómetro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*