La seguridad en la conducción es una de las cosas más importantes cuando nos ponemos al volante y sino estas de acuerdo solo tienes ojear la lista de accidentes que tienen lugar cada día en las carreteras españolas y que debe concienciarnos de lo esencial que es tener los otros elementos de nuestro vehículo en buen estado.

En ocasiones cuando estamos conduciendo podemos llegar a notar ligeras irregularidades en el movimiento del volante y/o algunos ruidos debidos a un problema en la dirección del coche o en los neumáticos. Eso es un síntoma de que algo va mal y que no podemos dejarlo pasar porque podría ir peor.

Si la irregularidad que notamos viene de las vibraciones en el volante relacionadas con la dirección, y que se hacen más intensas a medida que aumenta la velocidad. Uno de los consejos que os damos es la revisión del líquido de la dirección para cerciorar que esta vibración se debe o no a un problema en la dirección.

Otros síntomas son debidos al mal estado en los neumáticos, en los amortiguadores o en la alineación del coche.

La contraste entre unos frenos en buen estado o en mal estado es totalmente apreciable cuando exigimos a nuestro coche a reaccionar ante un imprevisto o en condiciones climatológicas determinadas. Por lo tanto, si el estado de los frenos no es el correcto, la distancia de frenado es mayor, por lo que reaccionar a tiempo ante una colisión o un atropello es una labor más compleja.

En la actuación de cualquier conductor ante un fallo de frenos, deben estar claras dos premisas para actuar ante un fallo en los frenos: no tirar del freno de mano bruscamente cuando estamos circulando a una velocidad alta y no apagar el motor con la intención de que el coche frene por sí solo.

Si los frenos no nos responden, lo primero que debemos hacer es actual con calma y cabeza.

Debemos procurar dejar de acelerar y avisar al resto de conductores con las luces de emergencia.

Sigue pisando el freno repetidamente y, en caso de que el fallo persista, reduce las marchas para intentar desacelerar con el freno de motor. Si ejerces una ligera pero continúa presión en el freno de mano, siempre que sea manual, el coche parará antes.

Según los últimos datos publicados, más de un 15% de los defectos graves detectados en las Inspecciones Técnicas de Vehículos en España (ITV) estaban relacionados con los frenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*