¿CUÁLES SON LOS NIVELES DE NUESTRO VEHÍCULO?

Los niveles son todos los fluidos que contribuyen al buen funcionamiento del motor y por ello dichos niveles deben ajustarse a las medidas optimas para ofrecer el máximo rendimiento.

Cuando hablamos de revisión de los niveles, hacemos referencia a los líquidos y fluidos como el aceite, el refrigerante, el líquido de dirección, el limpiaparabrisas y los líquidos de frenos, donde una cantidad adecuada es lo que hacen su perfecto funcionamiento.

Por tanto, llamamos “niveles” a todos estos componentes que se deben “nivelar” en cantidades para que el motor no se resienta.

Pero ¿CÓMO COMPROBAR CADA UNO DE LOS NIVELES DE NUESTRO VEHÍCULO?

 Niveles de aceite

El nivel del aceite es fundamenta tenerlo controlado, debido al trabajo que desempeña en el motor de un coche. Las piezas friccionan contra otras a grande velocidades que hacen que la temperatura por el roce sean muy elevadas. Es por ello, que si dichas piezas no se encontraran lo bastantemente engrasadas, podrían producirse roturas o como todos hemos oído alguna vez “motor gripado” .

La comprobación es sencilla y rápida. Solo hay que introducir la varilla que se encuentra en el motor y comprobar que se encuentra en la señalización de entre máxima y mínima.

Es importante para no alterar el resultado de la comprobación que el vehículo se encuentre estacionado en un llano y el motor en frío.

Tras comprobar el nivel de aceite podemos observar también la eficacia que esta teniendo dicho aceite por su color

Si el aceite tiene un color dorado, esto significa que el aceite se encuentra en un estado óptimo .

Si observamos un color de aceite marrón, nos esta avisando de que esta sufriendo un desgaste, por lo que tendremos que estar atentos para cambiarlo en poco tiempo.

En cambio, si el color que nos aparece el aceite es negro es que sus niveles no son los más adecuados y tendremos que realizar el cambio a la mayor brevedad posible.

Niveles de refrigerantes

Como hemos comentado anteriormente, con respecto a las altas temperaturas que alcanzan los motores, el nivel de refrigerantes es otro líquido esencial que debemos tener presentes en todo momento.

La función de este fluido es encaminar a que no se produzcan fugas o no haya exceso que pueda producir una sobrepresión en el circuito.

El recambio, debemos hacerlo siguiendo los tipos de refrigerante que nos indique el manual del fabricante del vehículo, con el coche estacionado y sin que el motor haya estado en funcionamiento.

Líquido de dirección

Con este líquido conseguiremos unos giros suaves de dirección.

El coche no cuenta con un testigo en el salpicadero que nos avise sobre un nivel bajo, pero os aseguramos que el mayor testigo que vas a tener al respecto es la dureza en la dirección.

Limpiaparabrisas

Aunque pensemos que el limpiaparabrisas no es importante. Debemos de tener siempre lleno el recipiente del limpiaparabrisas, ya que unas lunas que ofrezcan la visibilidad acondicionada son imprescindibles para la seguridad al volante.

Líquidos de frenos

Al igual que el líquido refrigerante, se trata de un nivel que no se consume, por lo que si se marca como bajo se deberá a dos razones fundamentalmente:

  • Las pastillas de freno se están desgastando: por lo que deberemos cambiarlas y nivelar el líquido.
  • Existe una fuga en el circuito: en tal situación deberemos acudir rápidamente al taller para su arreglo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*