Quien no conoce algún familiar o amigo que ha comprado un coche de segunda mano que estaba en perfectas condiciones, y al cabo de un tiempo se ha estropeado alguna de sus piezas.

No hay que fiarse, puesto que muchos vendedores se conocen todos los trucos para vender coches con piezas estropeadas, pero que pasan desapercibidas. Por ello, en Calonge Motor, te ofrecemos una flota de vehículos de segunda mano que te darán toda la confianza que te mereces.

Pero también te damos unas recomendaciones para que las sigas si compras un coche de segunda mano a un particular o compra-ventas.

Empieza por revisar el cuentakilómetros

Por lo general, los coches con muchos kilómetros recorridos tienen más posibilidades de estropearse antes. Aunque no siempre es así, muchas veces depende del uso que su dueño le de y cómo lo cuide.

Problemas en el motor del coche

Bien es verdad que en muchas ocasiones ni siquiera el propio vendedor es consciente de los problemas que su coche puede tener. Muchas averías no son evidentes o son difíciles de detectar. Es conveniente observar si debajo del coche hay manchas de aceite o líquido de frenos, y prestar atención al ruido que el motor produce al estar encendido y en aceleración.

Sin embargo, para una opinión experta, ve siempre a revisar el coche con alguien de confianza que entienda del tema, o pídele al vendedor si es posible trasladar el vehículo hasta tu taller para que tu mecánico de coches lo revise subiéndolo en alto.

Firma siempre un contrato

Cuando te decidas a dar el paso de comprar el coche, pide al vendedor que se realice un contrato en donde se especifiquen los datos del vehículo, marca, modelo, matrícula, kilómetros, etc. y donde quede recogido el nombre del dueño y que el coche está libre de cargos. Todo ello te dará seguridad y protección adicional frente a estafas o multas impagadas.

Detectar si el coche ha sufrido accidentes

Podemos fácilmente identificar si el vehículo ha tenido accidentes, y por lo tanto, existe la posibilidad de que algunas de las piezas esté estropeada. Un ejemplo es observar si los cristales de las ventanillas son los originales (normalmente vienen con la identificación de la marca) o el mecánico de coches las ha cambiado.

Un vehículo, ya sea de primera o de segunda mano, siempre es una inversión de futuro, y que además, es un producto costoso. Por ello, si estás pensando en comprar un coche de segunda mano, en Bosch Car Service Calonge Motor te ayudamos para que elijas la mejor opción.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*