Tras la sentencia dictada por los Juzgados de lo Contencioso-Administrativo números 25 y 29 de Madrid nos encontramos con duda de la eficacia de los denominados “foto-rojo”. Esto es debido a dicha sentencia favorece a un automovilista que ha logrado recuperar ocho puntos y librarse de pagar 400 euros de multa frente al Ayuntamiento de Madrid.

Dicho Ayuntamiento lo denunció por rebasar presuntamente dos veces en menos de 10 días el semáforo «foto-rojo» en una avenida de Madrid y por la que el conductor se querello contra el Ayuntamiento y cuya defensa fue realizada por Automovilistas Europeos Asociados (AEA), quien no solo ha conseguido recuperar los puntos y anulación de la multa del conductor sino que el consistorio madrileño pague las costas de los procesos judiciales. El conductor negó en todo momento que hubiera cometido dichas infracciones, resultándole extraño incluso que en menos de 10 días se le hubieran formulado dos denuncias por el mismo motivo y casualidades de la vida en el mismo lugar. Eso hizo que lo pusiera en manos de los servicios jurídicos de AEA, al desoír el Ayuntamiento las alegaciones presentadas ya que en ninguna de las fotografías conseguidas por el sistema ‘foto-rojo’ se podía identificar la marca y la matrícula del coche que en ellas aparecía, por lo que la sentencia señala que la única prueba de cargo del hecho atribuido son las fotografías.

 La resolución judicial manifiesta que al no ser posible deducir con certeza que rebasara el semáforo en rojo, ni por la coloración de la luz del semáforo, ni por la posición de la lente que la emite, debido ello a las condiciones climatológicas o por la iluminación ambiental en el instante del hecho de la máquina que captó la imagen, no se puede  determinar con exactitud cuál de las tres lentes proviene la luz del semáforo que por su posición permita determinar, que proviniera de la lente superior.

Sumando a lo anteriormente que las fotografías no permitieron identificar la marca y matrícula del vehículo, y que surge la duda de si realmente el recurrente cometió la infracción.

Esta sentencia no solo le hace recuperar al conductor los ocho puntos de la sanción sino recuperar los 12 al haberse producido antes de transcurrir dos años desde la última cometida que hubieran impedido su recuperación total de los puntos, y por ello se  anulan y borran todos antecedentes desfavorables.

Esta sentencia hará que otros conductores sancionado por el mismo motivo se fijen más detenidamente en las fotografías de la sanción recibida por los denominados “foto-rojo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*