El aceite  suele ser una de las cosas que por dejadez vamos dejando y no cambiamos en muchas ocasiones sin darnos cuenta que es un elemento fundamental en la rutina del motor. Su tarea es lubricar y proteger el motor, formando una capa entre los elementos metálicos del motor y de este modo evitar daños y disminuir el desgaste causado por la fricción.

Para su correcto mantenimiento no es necesario acudir al taller, aunque lo es más recomendable para que nos informen del mejor aceite que le puede ir mejor a nuestro coche.

Para comprobar el nivel del aceite solo basta con extraer la varilla y comprobar que el nivel es el adecuado.

Si observamos que el aceite esté por debajo del valor indicado, es necesario rellenarlo para evitar averías más graves, ya que la falta de aceite es más catastrófico para el motor que un aceite viejo.

La vida útil de nuestro aceite oscila entre 5.000 y 30.000 kilómetros, aunque lo más habitual es cambiarlo una vez al año. Esto también depende del uso que le demos al coche, ya que los trayectos cortos obligan a cambiar el aceite más a menudo.

Por lo tanto, os describimos las cinco consecuencias de no cambiar el aceite

  • Desgaste anticipado del motor
  • Ruidos por falta de lubricación del motor.
  • Roturas de casquillos de biela.
  • Posible arqueos de levas.
  • Rotura del motor.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*