fo

Si viajas al extranjero con tu coche no sólo debes conocer la documentación que te pueden requerir en el país que visites, sino también revisar la póliza del seguro y prestar atención a las coberturas adicionales que puedas necesitar y a los límites de las mismas.

Cobertura de daños causados a terceros: Sin excepción, todos los seguros tienen la cobertura de responsabilidad civil, que cubre los daños que puedas ocasionar a terceros en un accidente. El documento imprescindible si vas al extranjero es la carta verde, por el cual podrás acreditar que cuentas con el seguro obligatorio.

Coberturas voluntarias: Debemos fijarnos en las garantías de contratación voluntaria que tengas incluidas en tu póliza, como la defensa jurídica, asistencia en viaje, robo, daños propias, lunas… Todas las aseguradoras tienen en sus condiciones generales un apartado donde especifican el ámbito territorial aplicado. Cada compañía tiene un ámbito de aplicación distinto, que puede ser diferente para cada una de sus coberturas.

Garantías adicionales: Las compañías aseguradoras ofrecen otras garantías adicionales que solo son válidas en el extranjero o que amplían la prestación de asistencia en viaje con respecto a un siniestro en España. Algunas de las coberturas de las que dispones solo si viajas al extranjero son: Servicio de información, donde la aseguradora te ofrece información referente a vacunación necesaria para visitar el país de destino y petición de visados, además de aquellos requisitos que están especificados en la publicación más reciente del T.I.M (Travel Information Manual). Asesoramiento y asistencia médica telefónica, donde se puede consultar con un médico aspectos relacionados con tu estado de salud. Asistencia sanitaria y gastos de hospitalización, este servicio está incluido dentro de la cobertura de seguro de conductor, pero si te encuentras fuera de nuestro país hay compañías que incluyen, adicionalmente, los gastos de hospitalización, medicamentos y honorarios médicos. También pueden ofrecerte los gastos de envío de medicamentos olvidados al lugar donde estés. Repatriación de fallecidos y traslado de acompañantes, en caso de fallecimiento, la aseguradora se hará cargo de los trámites y gastos de acondicionamiento y transporte del cuerpo desde el lugar de fallecimiento hasta el de inhumación en nuestro país. Los acompañantes también cuentan con el traslado hasta España. Convalecencia del asegurado, si por prescripción médica no puedes continuar el viaje, tu compañía de seguros te pagará los gastos de estancia en hoteles durante un tiempo y una cantidad limitada. Desplazamiento de un familiar hasta el lugar de hospitalización y su estancia en hoteles, tu compañía de seguros pagan un billete de ida y vuelta a un familiar para que te haga compañía si estás convaleciente fuera de tu domicilio. También suelen pagar la estancia en hoteles. Gastos de intérprete, si fuera de nuestro país tienes un accidente en el que se originan procedimientos judiciales en tu contra, tu compañía te pagará los gastos de intérprete. Adelanto de fondos en el extranjero, la aseguradora te gestiona el envío de dinero para hacer frente a pagos de primera necesidad hasta una cantidad límite siempre que se garantice por medio de un tercero en España, un depósito en la entidad financiera que tu compañía te indique. Anticipo de fianza judicial, si en un accidente de circulación te exigen fianzas penales por las autoridades competentes, la compañía aseguradora te anticipará una cantidad determinada en la póliza para garantizar tu libertad provisional. Eso sí, deberás comprometerte mediante un escrito a la devolución del importe en un tiempo establecido. Gastos de defensa legal, si a raíz de un accidente eres requerido a procedimientos judiciales, la aseguradora te pagará el importe de los gastos de contratación de un abogado para tu defensa legal.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*