Comienza el buen tiempo y las salidas más prolongadas a las playas, montañas y viajes diversos. Por lo tanto, más probabilidades de averías sino realizamos los respectivos mantenimientos del vehículo. Si notas que se sobrecalienta el motor de tu coche, evita averías al momento siguiendo estos prácticos consejos.

El encendido del testigo oportuno que nos avisa de avería en el motor y cuando abrimos el capó del coche nos encontramos que sale humo y que la temperatura es muy superior a la que debería ser normal.

Llegado ese momento lo mejor es tomárnoslo con calma y seguir los siguientes pasos.

Por qué se sobrecalienta el motor del coche

Lo primero es localizar dónde está el problema y a qué es debido.

En el caso de un sobrecalentamiento del motor del coche, el origen más posible llega de un fallo en el sistema de refrigeración, que es mucho más complejo que el uso de líquido refrigerante. También ha podido ser origen del contratiempo que los manguitos que llevan el refrigerante del motor al radiador estén obstruidos, picados o rotos, o que la bomba de agua que lo hace circular presente suciedad, óxido o impurezas.

Por último, controlar el termostato y el ventilador. Ya podemos contar con el sistema en perfecto estado y un líquido refrigerante de la máxima calidad, que si el termostato no se activa al elevarse la temperatura del motor, no servirá de nada.

Cómo evitar que se sobrecaliente el motor del coche

Como siempre alertamos y para evitar problemas, lo primero es contar con revisión y mantenimiento del coche constante, para que desde el taller nos puedan alertar sobre estos imprevistos.

En estas revisiones te mostrarán los puntos que impiden un sobrecalentamiento, como usar un refrigerante de alta calidad, asegurar que no existan fugas en el sistema o purgar el anticongelante.

Qué hacer en el caso de que se sobrecaliente el motor del coche

Ante un sobrecalentamiento del motor, lo primero es estacionar sin apagarlo de golpe debido que un enfriamiento progresivo puede producir agarrotamiento en piezas como la culata, haciendo pequeñas aceleraciones en punto muerto para conseguir que la bomba de agua y ventilador que se activen.

Una solución muy eficaz y que en situaciones como encontrarse en Sevilla a pleno sol, nunca se nos pasaría por la cabeza y aunque parezca una tontería, es la de encender la calefacción. Con esta actuación enviamos parte del calor acumulado dentro del motor al interior del vehículo y de ahí al exterior.

Bajo ningún concepto debemos abrir el capó y rellenar el depósito. A altas temperaturas un “geiser” de vapor nos puede sorprender y provocarnos graves quemaduras.

Espera a que el motor se haya enfriado por sí solo y rellena el depósito con éste encendido para conseguir que circule desde el principio y así podamos cubrir toda la capacidad permitida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*