Los talleres fraudulentos e ilegales han proliferado en los últimos años y suponen un peligro para todos los usuarios.

Por regla general, los conductores solemos tener un taller o un mecánico de confianza con el que tratamos todos los problemas de nuestro vehículo. Sin embargo, en los últimos años han proliferado los talleres ilegales. Se trata de talleres fraudulentos, que no tienen licencias ni permisos oficiales, que no cumplen las normativas de seguridad, pero ofrecen servicios de reparación y revisión de vehículos, en ocasiones con total profesionalidad porque se trata de mecánicos cualificados.

Sin embargo, estos talleres ilegales nunca emiten factura por su servicio, de forma que el usuario queda desprotegido ante una reclamación posterior por una mala reparación. Ésta es precisamente el gran beneficio de utilizar talleres correctamente homologados, ya que pese a ser más caros nos permiten tener seguridad como cliente.

No obstante, en ocasiones es realmente complicado distinguir un taller profesional homologado de uno ilegal. Por eso, es importante tener en cuenta una serie de factores para saber al 100% que tu vehículo queda en buenas manos.

Cómo reconocer un taller ilegal

  • Placa identificativa: Los talleres clandestinos no tienen ningún tipo de placa identificativa en la que podamos comprobar que éste posee las licencias y permisos necesarios para el desarrollo de su actividad.
  • Internet: Utilizar el buscador o las redes sociales es una buena manera de saber si el taller es legal, ya que por lo general, los talleres ilegales no quieren llamar demasiado la atención. Además, también podrás comprobar la opiniones de otros usuarios.
  • Presupuesto: Antes de dejar el coche en el taller, asegurate de que te den un presupuesto aproximado de la reparación, pues están obligados a ello.
  • Factura: Asegúrate de que te den la factura correspondiente para poder comprobar que la reparación es legal y que tienes garantía en las reparaciones realizadas.
  • Instalaciones: El taller siempre debe mantener sus instalaciones limpias y poseer la herramienta necesaria para la labor que realiza.

Reparar el coche en uno de estos talleres fraudulentos puede tener consecuencias nefastas en la circulación, ya que además de afectarte a ti directamente y a tus acompañantes, el hecho de reparar el coche de forma indebida puede desencadenar en alguna avería o accidente en carretera. Además, recurrir a estos servicios es delito.

Según Cetraa (Confederación Española de Talleres de Reparación de Automóviles Afines), de los cerca de 43.000 talleres existentes en España, unos 8.600 talleres son ilegales.

Información recogida en autofacil.es

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*