Adquirir o tener un vehículo híbrido es rentable desde el principio y esta rentabilidad va aumentando en el medio plazo. Esto es debido, entre otras cosas, al ahorro de combustible que permiten los híbridos sumado al incremento deprecio que éste ha sufrido en los últimos años, la mentalidad respecto a la protección del medioambiente y el descenso del coste de la tecnología. Todos estos motivos son los que convencen cada día a más conductores, provocando una tendencia positiva en las compras de vehículos híbridos.

Algo básico a saber es que el coche híbrido posee dos motores que se combinan entre sí, uno de combustión interna y otro eléctrico que es alimentado por otras baterías complementarias a la principal.

La mayoría de los vehículos híbridos no necesitan ser conectados a una toma de corriente para recargar su batería, sino que son el generador y el sistema de “frenos regenerativos” los que se encargan de mantener la carga.

¿Qué tipos de coches híbridos existen?

Se puede realizar una clasificación concreta si tenemos en cuenta su funcionamiento:

  • Híbrido en serie. El motor de combustión interna tiene una función exclusiva y única: generar electricidad. Este motor trabaja a un nivel óptimo. Su batería se recarga a través de la electricidad y su tracción es absolutamente eléctrica.
  • Híbrido en paralelo. Ambos motores, térmico y eléctrico, dan fuerza a la transmisión de forma paralela, a la vez.
  • Híbrido combinado. Es parecido al híbrido en serie pero con conexión mecánica a las ruedas. Alternativa realmente eficiente.

¿Qué beneficios tiene un coche híbrido?

La principal ventaja del híbrido es el ahorro en combustible, el cual puede encontrar en cualquier gasolinera pero sin embargo el consumo es notablemente inferior al de un modelo no híbrido al que se pueda equiparar. ¿Por qué? Debido a que estos coches recuperan energía que otros modelos no son capaces de aprovechar.

Son coches verdaderamente eficientes, silenciosos y tienen emisiones muy bajas.

Poseen un grado de autonomía destacable en comparación con los vehículos totalmente eléctricos, debido a su reserva de combustibles tradicionales.

Las bajas emisiones CO2 que transmiten a la atmósfera significan una verdadera contribución contra la contaminación y en beneficio del medio ambiente. También contribuye a la reducción de la contaminación acústica por el imperceptible sonido que irradian sus motores. La contaminación se reduce a un 80% menos que los coches tradicionales.

El mantenimiento de un híbrido no supone nada especial, ya que es una tecnología muy probada y puede incluso durar más tiempo el sistema híbrido que el propio coche. La garantía que ofrece un motor eléctrico y la batería es realmente superior al motor térmico y de transmisión.

Por último, otra gran ventaja es que el modo de conducción es mucho más suave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*